Siempre consideramos el turismo como una excelente forma de generar ingresos en divisas. La llamada industria sin chimenea es capaz de generar puestos de trabajo y elevar la calidad de vida. No obstante hay naciones que prefieren mantener a los turistas lo más alejado posible de su territorio. 

La muerte del estudiante norteamericano Otto Warmbier hace unos pocos meses, desató nuevamente el nerviosismo por destinos poco amigables con los turistas.

Warmbier visitó Corea del Norte, en uno de los tours oficiales permitidos para los norteamericanos, sin embargo, faltó a una de las estrictas reglas que todo turista debe cumplir cuando visita ese país, como por ejemplo no fotografiar estatuas, ni entablar conversación con los locales. La “falta” de Warmbier fue llevarse de “souvenir” un pequeño cartel de propaganda del hotel donde se alojaba. Muchos turistas se llevan como recuerdos algo de algún hotel en el que se han alojado, sean los jabones, el menú de roomservice o incluso hasta una toalla. En Corea del Norte no solo está prohibido, sino que es penado con severas condenas. La “ofensa” de Warmbier fue considerada un “acto hostil contra el gobierno” y sentenciado a 15 años de trabajos forzosos. Luego de 17 meses de tortura y malos tratos, fue devuelto a los Estados Unidos en estado de coma. El chico de 22 años falleció poco después de regresar a su país.

Vista de Pyongyang, Capital de Corea del Norte.

Sabemos que Corea del Norte no es un país precisamente amigable y su peculiar presidente ha puesto en alerta no solo a sus vecinos sino también a los Estados Unidos y a la Comunidad Europea.

Más allá de lo obvio, es decir, países en conflicto como el caso de Siria, ¿Cuáles otros países se la ponen difícil a los turistas?

Arabia Saudita por ejemplo, no permite el turismo, ¡punto! Nadie puede visitar a ese reino en calidad de turista. Las únicas maneras de conseguir una visa son como musulmán en peregrinación a La Meca o por trabajo, es decir visa de negocios. De resto simplemente no logrará ingresar.

Por su parte Angola, la excolonia portuguesa, estuvo en guerra civil hasta el 2005 y no es muy amigable ni abierta a recibir visitantes extranjeros. Se exige mucha documentación para conseguir el permiso... y una vez presentada, piden todavía más. Gracias a un vacío legal es posible conseguir un permiso de transito (no visa) de cinco días, para lo cual se debe contar con un pasaje de continuación del viaje a un destino distinto del que procede.

Otros tres países africanos completan esta lista. Eritrea, Guinea Ecuatorial y la Republica Centro Africana. Conflictos internos o férreas dictaduras hacen casi imposible la obtención de una visa. Las mismas razones aplican para Yemen y Turkmenistán en el continente asiático. Sin embargo, ello no ha sido impedimento para que Henrik Jeppesen, un danés de 28 años, haya logrado visitar los 193 países reconocidos por la ONU. (http://www.henriktravel.com)

Y ud…. se animaría a visitar alguno?

Alberto Aristeguieta

Volver al boletín

NUEVO!!!!

Volver