Una fuente ligada al sector aeronáutico, que no quiso que se revelara su identidad informó a Caraota Digital que los inconvenientes recurrentes en los vuelos nacionales e internacionales de las aerolíneas venezolanas se debe principalmente a la deuda que mantiene el Gobierno con la industria.

De esa situación se desprende una realidad que genera consecuencias; y es que según las cifras que maneja, la fuente ligada también al sector turismo detalló que “de 65 aeronaves de vuelos nacionales solo están volando 16 aviones; el resto está dañado y no hay divisas para repararlas”, hecho que se une a una larga lista que al final genera descontento entre usuarios que deben lidiar con la crisis del sector.

Las empresas internacionales no escapan a la coyuntura país, y es que para nadie es un secreto la estampida de aerolíneas de rutas venezolanas debido también a la falta de pago por parte de las autoridades reguladoras. Los informes a los que se refiere el experto señalan que de 26 empresas que operaban en el país, actualmente se encuentran solo siete, entre las que se encuentran: Copa Airlines, American Airlines, Air Europa, Air Fance, TAP, Biwi, Wingo y Tame !que ya anunció su partida”, aclaró.

Aerolíneas nacionales en aprietos

Un caso reciente ha sido el de la empresa Santa Bárbara, que no es la única que ha pasado por inconvenientes en sus vuelos; pero que enfrentaría una realidad que parece no resolverse. “Cuenta con una flota de tres aviones que no se encuentran operativos debido precisamente a las deudas del sector”, mencionó el consultado.

Actualmente para cubrir sus compromisos internacionales esa empresa saca a pasajeros que van a Miami con aviones de Aserca hasta Santo Domingo (República Dominicana) de ahí los montan en aparatos de la aerolínea Pawa que los lleva hasta EEUU”, indicó la fuente.

A la situación, sumó el descenso en los ingresos por divisas que genera el turismo, lo que también incide en la merma de recursos que reciben operadoras aéreas, que en muchos casos no pueden cubrir la demanda.

“Los militares que se desempeñan como directores de aeropuertos no han sabido gestionar con aerolíneas civiles, comerciales solución al problema; por el contrario amenazan a trabajadores que denuncian las irregularidades, amedrentando y aumentando la crisis que ya traspasa lo relacionado a traslado, demora o cancelación de vuelos”, agregó.

Sin embargo, también reconoció que los ingresos de las aerolíneas dependen de la venta de boletos en tarifas reguladas; por lo que la coyuntura debería ser atacada por estas empresas parando sus ventas masivas y reservas de boletos al no poder garantizar posteriormente el cumplimiento de estas obligaciones con sus usuarios, “como sucede con regularidad en aerolíneas nacionales”, enfatizó.

“Un boleto aéreo nacional de 45 minutos cuesta 150 dólares y a las aerolíneas las obligan a venderlos en 9 dólares con pagadero en bolívares”, detalló; mientras que sobre el tema operativo lo analizó desde su capacidad, y es que el experto agregó que un avión lleno de 189 asientos con la ruta Caracas – Maracaibo cuesta operativamente 12.500.000 bolívares, pero, si se llenan todos los asientos solo se perciben poco más 7 millones de bolívares. “Hay que sacar las cuentas para determinar si funciona o no”.

Fuente: aviacionaldia.com

Volver al boletín

WTM Latin America 2018

NUEVO!!!!

Volver