Las aerolíneas anticipan una ralentización del 1% del tráfico aéreo como consecuencia de la inestabilidad política, el brexit o la conciencia medioambiental

MAR NUEVO Madrid

La inestabilidad política, las dudas sobre el brexit y la necesidad de avanzar hacia un modelo de aviación más sostenible son los principales retos de la aviación y origen de la ralentización de alrededor del 1% que experimentará el sector en España en los próximos meses.

Así, y según la Asociación de Líneas Aéreas (ALA) que aglutina a cerca de 80 aerolíneas que vuelen en España pese a los buenos resultados obtenidos durante el verano (154 millones de pasajeros en España entre marzo y agosto, lo que supone un incremento del 4,7% frente al mismo periodo de 2018), el sector se enfrentará a una moderación del crecimiento.

Las aerolíneas estiman en 87 millones de asientos la oferta para la temporada de invierno, aunque sin descontar las 650.000 plazas programadas por Thomas Cook

Quiebra de Thomas Cook

Según explicó hoy su presidente, Javier Gandara, en la temporada de invierno, la oferta aérea en España alcanzará los 87 millones de asientos. Sin embargo, esta previsión incluye las 650.000 plazas que tenía programadas Thomas Cook (un 0,7 % del total), por lo que, en función de cómo se reemplacen, podría mantenerse o variar a la baja.

A juicio de Gándara, a corto plazo, pocas compañías aéreas cuentan con suficiente capacidad de reacción para poder operar nuevas rutas que no tenían programadas, por no disponer de aviones y por los problemas que pueden tener para acceder a los derechos de vuelo de Thomas Cook, especialmente en el aeropuerto de Londres-Gatwick.

A ello se suma, además, el parón que sufre el avión Boeing B737 MAX, sin que aún se sepa cuándo podrá reanudar sus operaciones y, con ello, la entrega de los pedidos por parte del fabricante estadounidense.

Según ALA, el auge de la conciencia social acerca de la sostenibilidad contribuirá a redefinir el panorama de la aviación tal y como lo entendemso hoy

No obstante, es posible que algunas aerolíneas cambien su programación para ocupar el hueco dejado por Thomas Cook, algo que ya ha hecho Jet2, que ha incrementado en unos 160.000 asientos su oferta de plazas en España.

Aunque los efectos inmediatos como la caída del tráfico aéreo puedan ser perceptibles, desde el sector “se confía en que a medio plazo se estabilizará, con más aerolíneas cubriendo la capacidad de la antigua compañía”, señaló.

De la sostenibilidad al brexit

En un entorno globalizado donde aumenta la conciencia social acerca de la sostenibilidad, acontecimientos geopolíticos como un brexit inminente, además de la mencionada quiebra del turoperador Thomas Cook, podrían redefinir el panorama de la aviación tal y como la entendemos hoy, pronosticó el presidente de ALA.

Así, y en lo que se refiere a la sostenibilidad, Gandara recordó que la aviación representa el 2,4% de las emisiones de CO2 a nivel mundial según la ICCT.

Aún así, la industria lleva tiempo inmersa en un proceso de reinvención “para ser más respetuosa con el medio ambiente” a través, según Gándara, de la inversión en “flotas modernas y cada vez más eficientes”.

Además, añadió, las aerolíneas “invierten en soluciones tecnológicas, impulsan proyectos revolucionarios como el desarrollo de aviones eléctricos y la potenciación del uso de biocombustibles para reducir la huella de carbono por pasajero”.

Pese al brexit, ALA sostiene que la conectividad aérea con Reino Unido está garantizada, al menos, hasta octubre de 2020

En este sentido, recalcó la necesidad de renovar el marco regulatorio que rige la operativa aérea actual e impulsar el Cielo Único Europeo como clave para ahorrar millones de toneladas de CO2 adicionales debido a las ineficiencias del espacio aéreo.

En cuanto al brexit, el presidente de ALA reconoció que el sector aéreo es “uno de los más sensibles” a la salida del Reino Unido de la Unión Europea y que existe incertidumbre respecto al marco reglamentario que regirá el sector una vez se produzca.

Sin embargo, Gandara recordó que la conectividad con el Reino Unido está garantizada hasta, al menos, octubre de 2020, y que las aerolíneas “llevan tiempo preparándose para el brexit y tienen sus planes de contingencia”.

Congestión aérea

Meteorología y congestión del tráfico aéreo continúan siendo dos de los grandes caballos de batalla contra los que luchan las aerolíneas. Así, según ALA, los retrasos producidos “por temas de falta de capacidad y de personal relacionado con la gestión del tráfico aéreo se han visto incrementados un 10%”.

Una media de 1.316 vuelos al día, según los datos de ALA, han tenido un retraso por gestión del tráfico aéreo en ruta de más de 15 minutos en lo que va de 2019, lo que supone un 11% menos que 2018. Sin embargo, la cifra es más de un 150% superior a la de 2017.

El retraso en ruta medio por vuelo en lo que va de 2019, por su parte, ha sido de 1,79 minutos, dentro del rango previsto por Eurocontrol a principio de año, pero muy por encima del objetivo de 0,5 minutos por vuelo.

Cerodosbe

Volver al boletín

NUEVO!!!!

 

Volver