Prepárate para pasar horas y horas descubriendo lo que se escucha en cada uno de los lugares del planeta, desde tu ciudad hasta tu antigua universidad 

Existe un mapa con todos y cada uno de los géneros musicales que existen. Bueno, algunos ni siquiera existen, o lo hacen, pero no tienen un nombre, así que los ha tenido que bautizar su creador, Glenn McDonald.

Todo comenzó de forma más o menos casual, cuando el ingeniero trabajaba en la plataforma de datos musicales Echo Nest. Mientras estaba intentando “ordenar” toda la información de la que disponía -o sea, toda la música del mundo-, se dió cuenta de que el ejercicio de unir las canciones que tenían una energía y una acústica similares y agregarlas luego a su género correspondiente era interesante de por sí. Ese fue el germen de Every Noise At Once, que muestra el que probablemente sea el mapa de géneros musicales más completo que existe, así como la estadística musical más alucinante del mundo. Pero vayamos por partes...

EL MAPA DE GÉNEROS

Hablamos del mapa que aparece nada más abrir la web. Su uso es sencillo: si haces clic en cualquier género -corales noruegas, cibermetal o electropop canadiense, por ejemplo- escucharás un extracto musical que lo representa. Y si te gusta lo que oyes, puedes hacer clic en el “»” que hay al lado del género para escuchar un mapa de artistas similares, o en “pulse”, para oír lo que los fans del género prefieren en esos momentos en una lista permanentemente actualizada.

Un ejemplo: si pinchamos en Spanish Indie Rock, escucharemos un tema de Standstill, y, si clicamos en “»”, aparecerán Eric Fuentes, De la cuna a la tumba, Santa Marta Golden, Nueva Vulcano… Una vez en este punto, puedes hacer clic en “scan” para descubrir aleatoriamente temas similares, aunque si pinchas ese comando en el menú principal, realizarás un viaje musical a lo largo y ancho de todo el planeta.

“Hemos entrado en una era en la que, básicamente, toda la música del mundo está en línea y es accesible de forma instantánea en un sentido técnico. Pero apenas hemos empezado a descubrir cómo hacer que esta abundancia sea navegable, explorable e inteligible, que es lo que necesitamos para convertir todo su potencial en escucha y descubrimiento”, afirma McDonald. Así, su objetivo es hacer que los patrones de escucha de música en todo el globo se convierta en un diagrama organizado de esos miles de millones de temas que navegan por plataformas como Spotify.

BÚSQUEDA POR PAÍSES

En Spotify, de hecho, es donde se encuentran los hallazgos del sistema de McDonald ordenados y actualizados semanalmente. Así, por ejemplo, podemos escuchar The Sound of Places, una playlist de cada país que filtra las canciones según su popularidad en un lugar determinado en comparación con el resto del mundo. Es decir, lo que hace distinto los gustos, por ejemplo, de los españoles, de los del resto del planeta.

En nuestra lista nacional aparecen artistas como Don Patricio, Aitana, Estopa, Leiva y Efecto Pasillo, que seguro que te sonarán. Sin embargo, en la de Argentina, se incluyen canciones de Los Piojos, Emilia, J Mena o Ulises Bueno, y en la de Reino Unido, de Giggs, JAY1, AJ Tracey o Hardy Caprio. Probablemente, no hayas oído hablar antes de ninguno de ellos, lo que es un verdadero tesoro si lo que buscas es encontrar música nueva.. Otra peculiaridad de The Sound of Places es que muestra los países en forma de mapa, pero su posición no está relacionada con su lugar geográfico, sino que se agrupan según su similaridad en la escucha de ciertos estilos musicales. Así, a la derecha aparecen los más orgánicos; a la izquierda, los que escuchan músicas más electrónicas; arriba, los que oyen géneros más densos y atmosféricos, y abajo, los de estilos más marcados y enérgicos.

Sin embargo, ¿eso significa que lo que se oye en Estados Unidos, Grecia y Polonia, que aparecen cercanos entre sí, es similar? ¿O que en Rusia, en el extremo izquierdo, se suele escuchar más música electrónica? Nos lo aclara McDonald: “Normalmente, calculo la similitud como una combinación de superposición (dos lugares que comparten algo de la misma música) y de similitud acústica (diferentes canciones, pero con características similares). Los mapas se basan en dos dimensiones prominentes, pero en realidad tienen en cuenta 13 dimensiones, por lo que, a veces, los países que aparecen uno al lado de otro son similares en algunos aspectos pero muy diferentes en otros”.

BÚSQUEDA POR CIUDADES

Pero sumerjámonos más profundamente en este inabarcable mar de sonidos, porque es posible adentrarse aún más en estas diferencias geográficas. Lo haremos en Every Place at Once, la lista que sigue el mismo mecanismo que la anterior, pero relacionando las canciones con ciudades.

Así, lo que se escucha mucho en Madrid, lo que hace diferente su patrón musical del de otros lugares, son las canciones de artistas como R8 en la Casa, Ters, 84 o Manu Cort. En general, según se lee en everynoise.com, a los madrileños les gusta oír, sobre todo, rock y pop en español y cantautores, mientras que los malagueños, por ejemplo, prefieren el pop flamenco, el flamenco y la rumba.

Vamos todavía un paso más allá, pues también es posible descubrir a los músicos que no tienen demasiados oyentes, pero cuyos fans se concentran en un mismo sitio. “Esto no siempre significa que los artistas son de allí, pero, por lo general, sí quiere decir que hay alguna conexión con el lugar”, detalla McDonald.

Los encontrarás en Hyperspace House Concerts, un nombre que “proviene de la idea de que estos artistas están en la etapa de sus carreras en los que pueden tocar de forma plausible en conciertos en casas, aunque, por supuesto, en la práctica no siempre son el tipo de músicos que literalmente tocarían en las salas de estar de las personas”, ironiza el ingeniero. En España, algunos de los nombres que aparecen en esta categoría son los de Raphael Top-Secret, JackWasFaster, Jens, Perras del Infierno… ¿Serán el próximo hit?

BÚSQUEDA POR UNIVERSIDAD

Cabalgar por las diferentes categorías en las que McDonald ha ordenado las obsesiones musicales del planeta es una auténtica aventura sonora que puede alcanzar incluso para saber a cuántas artistas femeninas oye cada país -España es uno de los que más gusta de escuchar cantar y tocar a mujeres-, o lo que se oye en una universidad concreta. Lo verás en Every School at Once, que utiliza las localizaciones de las cuentas de estudiantes de Spotify para averiguar que en Harvard triunfan ANIMA!, Mean Lady, Ibeyi o Bombadil, mientras que en la Carlos III son más de Modo Avión, Karavana, La La Love You y Carolina Durante.

Uno podría estar horas, días enteros explorando cada una de las listas elaboradas por la inteligencia desarrollada por McDonald -las hay que relacionan las canciones con la ciudad en la que nacieron, las que muestran las propuestas editoriales de Spotify por país, las que seleccionan temas que no son famosos pero empiezan a escucharse muchísimo...-.

Eso es algo que él, obviamente, ya ha hecho. Le preguntamos qué es lo que más le ha sorprendido aprender del mundo durante el proceso. “Bueno, lo primero de lo que te das cuenta es que cada uno de los lugares del mundo tiene música interesante. Pero algunos de los momentos más sorprendentes para mí han sido descubrir, a través de sus manifestaciones en la música, hechos culturales que no conocía personalmente, como que el hip hop turco triunfa en Alemania, o que la música de Filipinas (conocida como 'OPM') lo hace en los Estados del Golfo, lo que revela la presencia de enormes poblaciones de migrantes en esos lugares”, nos cuenta.

“Además, sabía que había zonas catalanas y vascas en España, por ejemplo, pero aparte de Barcelona, no habría podido decirte qué ciudades españolas estaban en qué regiones. Ahora puedo reconocer los lugares vascos solo por el número de “x” en los nombres de las canciones en sus listas de reproducción”, declara el profesional.

Y, para concluir, revela algo que todos secretamente sabemos: que nos encanta disfrutar de guilty pleasures, esas canciones petardas que nunca confesaríamos a nadie que oímos: “He aprendido cosas sobre las marchas fúnebres de América Central, los rituales de graduación de las escuelas secundarias noruegas, las diferencias entre las islas de Indonesia y que todos los países de Europa tienen música de fiesta vergonzosa que escuchan cuando piensan que nadie más puede oírlos”, cuenta McDonald a Traveler.es.

Fuente: traveler.es

Volver al boletín