Los viajes que incluyen dietas depurativas, experiencias en centros termales o programas preventivos de salud son cada vez más habituales entre quienes quieren combinar sus vacaciones con actividades encaminadas a procurar descanso a cuerpo y alma.

Por Paloma Balbín Chamorro

Según apunta Ostelea, España está entre los 20 principales destinos receptores de turismo internacional relacionado de forma directa con el bienestar, aunque buena parte de su público potencial está también en casa. Hidroterapia, programas de medicina alternativa y tradicional, yoga, meditación o tratamientos de gestión del estrés son, al parecer, buenas razones para elegir un destino.

Los datos recogidos en el estudio Tendencias, perfiles y motivaciones del turismo de salud y de bienestar, efectuado por Ostelea, no dejan lugar a dudas: en el ámbito mundial, desde 2013 hasta la actualidad, el turismo saludable ha logrado una tasa de crecimiento del 37,3% y, a lo largo de este año, se espera que el tamaño de su mercado alcance unos 678,5 billones de dólares.

“La sociedad occidental está cada vez más preocupada por cuestiones relacionadas con el bienestar tanto físico como mental”, y muchos aprovechan su tiempo de ocio y vacaciones para lograrlo. Sin duda, el turismo saludable constituye “un nicho de mercado en expansión”, con rasgos propios que lo diferencian del turismo médico: ambas prácticas se engloban dentro de los viajes de salud, pero la oferta de bienestar está enfocada más bien hacia tratamientos estéticos o terapias alternativas, sus usuarios no tienen por qué ser personas enfermas y alternan actividades de relax con otras de ocio. Siendo así, las propuestas encaminadas a cuidar cuerpo y mente son idóneas para combinar con otros productos y fortalecerlos, explica Sheila Sánchez, autora del estudio.

TAMBIÉN EN INVIERNO

El Consejo Insular de Ibiza tiene claro que la oferta de actividades orientadas al bienestar personal puede beneficiar su industria turística si se estructura de manera adecuada. Por eso, en 2016 puso en marcha Ibiza es wellness, una plataforma de promoción de la isla como destino saludable en cuya web las empresas se agrupan por categorías: Hoteles & Spas, Gimnasios y centros cuerpo-mente o Retiros son solo algunas de ellas. “Vimos que este tipo de propuestas eran numerosas y ya había muy buenos proyectos. No obstante, como todo estaba un poco desordenado, nos pareció buena idea organizarlo a través de este producto”, señala Vicent Torres, presidente del Consejo. Entre sus objetivos se encuentra asesorar a las empresas del sector y darles visibilidad, algo que, poco a poco, van consiguiendo: “Una de las fincas ecológicas adscritas a la plataforma recibe ahora peticiones de compañías que envían allí a sus ejecutivos para que realicen sesiones antiestrés”, ilustra Torres.

“Los productos relacionados con el bienestar pueden contribuir a la desestacionalización de la temporada turística” Vicent Torres, presidente del Consejo Insular de Ibiza

A pesar de su corta vida, Ibiza es wellness cuenta ya con 250 empresas adscritas y con unas cuantas más que han manifestado su deseo de hacerlo. “La isla siempre ha tenido fama de saber reinventarse y, aunque está en un momento muy bueno, es necesario prepararse para cuando otros destinos mediterráneos, ahora en crisis, se recuperen. Ibiza es una marca potente en el ámbito internacional, tiene un clima benévolo a lo largo de todo el año y cada día hay más líneas aéreas que vuelan hasta aquí”. Partiendo de estas premisas, otro de los objetivos de la iniciativa es complementar la oferta turística existente y contribuir a su desestacionalización, “uno de los retos de nuestro equipo de gobierno desde 2015”, argumenta Torres.

TENDENCIAS

En la Cumbre Mundial del Bienestar (Global Wellness Summit) celebrada en 2016 en Austria, expertos de más de 46 países identificaron las principales tendencias en el sector para 2017, y las publicaron en el documento 2017 Wellness Trends. Encabezando la lista de las próximas modas, figura la “sauna reinventada”, en referencia a la revolución que estos locales están sufriendo en el norte de Europa: ya no son solo lugares idóneos para liberar toxinas, sino también para disfrutar de experiencias creativas colectivas, música o cócteles. 

Sin embargo la sauna nunca ha sido muy popular en nuestro país y, por más que se reinvente, no parece que vaya a serlo ahora. En España lo que más interés despierta es el termalismo, los balnearios y los tratamientos de pérdida de peso. Más novedosos son los programas de ayurveda: “La gente va conociendo mejor esta medicina tradicional india y la reclama”, tanto dentro del propio territorio como en la India o Sri Lanka, y muchos tienden a combinar terapias de ayurveda con visitas guiadas para conocer los destinos. De todos modos, lo habitual es buscar propuestas de turismo saludable dentro de las propias fronteras, apunta Clara Durán, responsable del mercado español de SpaDreams, agencia especializada en viajes de salud y bienestar.

Según el estudio El turismo wellness en España 2015, realizado también por Ostelea, nuestro país ocupa el puesto número 18 en la lista de destinos receptores de turismo internacional relacionado de forma directa con el bienestar, y el 12 en cuanto a ingresos derivados de dicho gasto turístico. Los viajeros extranjeros que recibimos por este motivo desembolsan por el total del viaje un promedio de 1.473,71 euros, y el 74% se concentra en tres comunidades autónomas: Cataluña (28%), Andalucía (24,2%) y la Comunitat Valenciana (21,7%).

“Hay que apostar por una oferta de bienestar de calidad que complemente y potencie otros productos turísticos” Sheila Sánchez Vergara, miembro del Grupo de Investigación Interdisciplinar en Turismo de Ostelea (GRIT), School of Tourism and Hospitality

A pesar de que la decimoctava posición en el escalafón mundial no está nada mal, el mayor potencial de crecimiento del turismo de bienestar, como ilustra la experiencia de SpaDreams, se encuentra en el mercado interior: “Es más: habría que empezar dirigiéndose a él, no solo porque es más fácil de atraer, sino también porque es un buen suscriptor”, concuerda Sheila Sánchez. “Hoy en día, la mejor publicidad la hacen los clientes quienes, a través de las redes sociales, dan a conocer la oferta”. Por otro lado, si bien es cierto que su público tradicional tiene una edad media elevada y buenos recursos económicos, “no hay que perder de vista a las generaciones más jóvenes” y diseñar planes atractivos para ellas. “Los millennials [nacidos entre los 80 y mediados de los 90] quizás tengan limitaciones económicas para desplazarse lejos; no obstante, si se les presentan productos novedosos, peculiares –por los que sienten cierta inclinación–, se puede llamar su atención; es un nicho de mercado importante desde el punto de vista numérico”, afirma Sánchez.

OFERTAS COMBINADAS

En España el turismo de bienestar tiene buena proyección; prueba de ello es, entre otras cosas, la red de balnearios existente –con más de un centenar repartidos por todo el territorio– y la multitud de hoteles que incluyen instalaciones y servicios relacionados con terapias saludables. Tal vez no sea posible competir con el exotismo de destinos internacionales identificados con modos de vida más relajados que el occidental, “pero se puede apostar por otros criterios, como la calidad de la oferta, los recursos paisajísticos vinculados a ella y las actividades de ocio en el entorno”, observa Sánchez. Además, tales productos no deberían ir solos, “sino acompañados de algún otro gancho fuerte, en paquetes combinados”; en este sentido, son interesantes, por ejemplo, los viajes de negocios que los incluyen para mejorar la calidad de vida de quienes pasan muchos días fuera de casa.

Las propuestas de actividades relajantes asociadas a viajes pueden ser tan variadas como la propia industria turística pero, en cualquier caso, “cada vez hay más gente dispuesta a conseguir la experiencia de bienestar de sus sueños, lo que siempre ha querido…”. Sea para buscar un alivio de determinadas dolencias, sea con la única intención de relajarse y regresar con nuevas energías, “es una manera de aprovechar las vacaciones”, concluye Clara Durán.

Fuente: Revista Savia

Volver al boletín

Certifíquese como Experto en Norwegian Cruise Line

NUEVO!!!!

 

Volver