Iberia ha desmentido que el Gobierno de Nicolás Maduro pretenda pagar con petróleo los 200 millones de euros que el Ejecutivo le tiene retenido en suelo venezolano. El ‘modus operandi’ de abonar con crudo las deudas contraídas por el Ejecutivo bolivariano estaba siendo convirtiendo habitual, sobre todo desde que el precio del Brent bajó hasta los 26 dólares en enero de 2016 y las arcas públicasse han quedado desabastecidas de divisa estadounidense.

Uno de los obstáculos a los que se enfrentan día a día las compañías españolas en Venezuela son, además de la inseguridad jurídica y el intervencionismo del Gobierno en la economía venezolana, es la imposibilidad de las corporaciones de repatriar en divisas los dividendos generados ante la inexistencia de autorizaciones desde hace más de una década, según revela okdiario.

Un problema que es conocido como trapped cash o caja atrapada y que Venezuela lleva hasta las últimas consecuencias. Desde hace más de diez años, debido al autoritario control de la divisa, las empresas extranjeras que operan en el país repatrian el dinero de manera muy dosificada. Un hecho que obliga a las sociedades a tener que reinvertir en el mismo país o dar por hecho que quizá no saque su dinero en mucho tiempo. Iberia tiene atrapados 200 millones de euros.

El Centro Nacional de Comercio Exterior, antes conocido como CADIVI, es el organismo encargado de autorizar la repatriación de los beneficios de las compañías extranjeras en suelo venezolano. La institución fue creada en 2003 a través del decreto del control cambiario que impuso el Gobierno venezolano ese mismo año para evitar, según se anunció, la fuga de capitales (Avianca deja Venezuela desde agosto tras no poder cobrar).

Fuente: Reportur

Volver al boletín

WTM Latin America 2018

NUEVO!!!!

Volver