Álvaro Nadal, ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, reconoció en el Congreso de los Diputados que la industria turística es la mejor carta de presentación de España en el mundo, que está en disposición “de liderar el cambio de paradigma turístico y crear nuevas oportunidades de negocio para diferenciarnos en productos y servicios”.

Por: Maribel Fernández. Infografía: Ángel Sirvent

La Agenda Digital del Turismo se presenta como la gran carta a jugar para que España se sitúe a la cabeza del nuevo turismo: “No podemos perder el tren de la digitalización y la adopción de las nuevas tecnologías que cambiarán radicalmente nuestras vidas y los métodos de producción, porque son la base del desarrollo tecnológico de nuestro país”, subrayó el ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, en el Congreso de los Diputados.

Para Álvaro Nadal, “la Agenda Digital representa la modernización que dará al cliente lo que está buscando mientras lo está buscando, y puede aportar mejoras importantes al diseño de la oferta”, especialmente con el big data como herramienta de conocimiento turístico y mejora de la gestión. Por ello, quiere generar sinergias entre turismo y agenda digital para aprovechar las oportunidades de la economía digital, que aporta, en sus propias palabras, el 20% del PIB mundial, y podría generar dos billones adicionales para 2020, aunque en Europa y España solo representa en torno al 5% del PIB.

“Europa, que no lidera hoy esos desarrollos, no puede conformarse con ser un mero consumidor digital; tiene que ser un gran productor”, ha advertido el ministro. Y para recuperar el terreno perdido, la UE acelera el despliegue de las redes 5G, con el total respaldo de España: “Tenemos bastante avanzada la conexión a Internet de alta velocidad, un elemento de cohesión territorial que ayuda al desarrollo económico”.

Junto al 5G, la agenda contempla la regulación de los derechos digitales, la transformación digital de la industria de bienes y servicios o una nueva fiscalidad, entre otras cosas Junto al despliegue 5G, la Agenda española contempla otras cinco áreas de actuación: la regulación de los derechos digitales de los ciudadanos; la transformación digital de la industria de bienes y servicios; el fomento de plataformas y servicios digitales; el impulso de nuevos contenidos y modelos de gestión y una nueva fiscalidad para este sector de futuro. El Gobierno quiere desarrollar estas políticas “con todos los agentes implicados”, porque la mayoría son “competencias compartidas que reclaman un amplio consenso”.

DIGITALIZACIÓN INTEGRAL

Implantar las tecnologías 5G requerirá “un proceso de diálogo con todas las partes para abordar el calendario y procedimiento de liberación consensuada de bandas de frecuencia de 700 MHz”. El objetivo es garantizar en 2020 una cobertura de 30+ MB para el 98% de la población, y el 2% restante, con satélite u otras tecnologías inalámbricas. Para lograrlo, el Consejo de Ministros aprobó conceder 80 millones de euros en ayudas al fomento de los servicios de conectividad 5G, tratamiento masivo de datos, computación en la nube, ciberseguridad e Internet de las Cosas, acciones que servirán, asimismo, para fortalecer la competitividad e internacionalización empresarial.

Así, se financiarán proyectos de I+D a través de dos subprogramas: Impulso tecnológico (para proyectos nacionales de tecnologías con alto potencial de transformación del sector TIC) y Eureka (para proyectos de ámbito internacional que formen parte de uno de los clusters TIC de Eureka, Penta, Eurípides, Itea3 y Celtic-Plus).

Un segundo plan, dotado con cien millones de euros de presupuesto ampliable en cinco, promoverá la llegada de Internet de alta velocidad a las denominadas zonas blancas. Los operadores, en concurrencia competitiva, realizarán este despliegue de redes de banda ancha de más de 100 Mbps a lugares remotos y en riesgo de despoblación, como hicieron desde 2013 con 2,8 millones de hogares y empresas de 2.901 entidades de población. Ahora se otorgarán subvenciones y anticipos reembolsables para proyectos en Canarias y Baleares, zonas de actuación preferente tanto por su insularidad como por dispersión poblacional.

CONSTITUCIÓN ‘DIGITAL’

Más en pañales están los derechos digitales, que se quieren definir y regular en una Constitución digital complementaria de la analógica de 1978. Reconoce el ministro que “queda mucho por hacer”, aunque desde marzo un grupo de expertos trabaja sobre ello. Un ejemplo de esto fue el Congreso Internacional celebrado el 30 de mayo en el Museo Centro de Arte Reina Sofía de Madrid, en el que se contó con la participación de expertos nacionales e internacionales, entre ellos Stefano Rodotà, impulsor de la Declaración de Derechos en Internet de Italia, y que fue aprobada por este país en 2015.

Este grupo de expertos del ámbito académico y de la sociedad civil –José Luis Piñar, Tomás de la Quadra-Salcedo, Ricard Martínez, Diego Naranjo, Miguel Pérez Subías, Christoph Steck y Ofelia Tejerina– está pilotando un diagnóstico de situación sobre la protección de los derechos de los ciudadanos y un debate transparente e informado para establecer los fundamentos de la futura Constitución digital. Abordará las cuestiones que preocupan dentro de este ámbito, tales como la privacidad, la propiedad intelectual, el derecho al olvido, la protección del menor, la transparencia o la reutilización de datos públicos, entre otras cosas. Pincha en la imagen si quieres ampliarla. Pincha en la imagen si quieres ampliarla.

DESTINOS INTELIGENTES, EL FUTURO

 

Otra iniciativa estrella para “construir el futuro”, en palabras del ministro, es el Plan de Destinos Turísticos Inteligentes, integrado dentro del Plan Nacional e Integral de Turismo (PNIT), de junio de 2012. Su meta es “crear espacios turísticos innovadores que garanticen el desarrollo sostenible del territorio, mejoren la interacción y experiencia del visitante, y la calidad de vida de los residentes”. Este Plan sitúa a las TIC como sistema nervioso central del destino turístico (portales multiacceso, puntos de conexión wifi, sensores para recopilar información y sistemas de tratamiento de datos) para lograr una gestión eficiente de su movilidad, urbanismo, medio ambiente, educación o sanidad, además de favorecer la digitalización de la información, la interoperabilidad de servicios e integración de infraestructuras, la conectividad territorial y la e-Administración.

Cuatro pilares distinguen a estos destinos: un despliegue intensivo de TIC; una oferta de productos y servicios innovadora; su accesibilidad y su sostenibilidad. Suelen dotarse con una Oficina de Información Turística altamente tecnológica y capaz de comercializar destinos en tiempo real, con wifi gratuito, apps, códigos QR, big data, datos abiertos de las Administraciones públicas, sistemas de geolocalización y técnicas de videomapping. Además, el impulso innovador debe reinventar el destino continuamente, modernizando su promoción, distribución y comercialización y diseñando productos alineados con el cliente. “El liderazgo sostenido de un destino depende de su capacidad para anticiparse al futuro. Si no apuesta por la innovación el fracaso está garantizado”, dice textualmente el Libro blanco del Plan.

Doce áreas urbanas avanzan hacia ese objetivo: Almería, Badajoz, Castelldefels, El Hierro, Las Palmas de Gran Canaria, Jaca, Lloret de Mar, Palma de Mallorca, Murcia, Marbella, La Vila Joiosa y la Vall d’Aran. Y dentro de todos ellos, caben reseñar algunas buenas prácticas. Por ejemplo, Palma de Mallorca, que ha creado la zona de wifi gratis más extensa de Europa y una plataforma de monitorización de turistas; Las Palmas, que ha desarrollado el primer modelo de impulso del turismo de compras a través de la tecnología móvil multilingüe y la primera oficina de información turística totalmente digitalizada; El Hierro, convertida en la primera smart island del mundo y en un referente en sostenibilidad ambiental; y Castelldefels, que a día de hoy es un ejemplo de sostenibilidad económica.

‘BIG’, PERO TAMBIÉN ‘OPEN DATA’

Los destinos inteligentes españoles “son ya un referente internacional y están inspirando cambios en Europa y Latinoamérica”, ha reconocido Enrique Martínez, coordinador del Plan Nacional de Ciudades Inteligentes. No obstante, Carlos Romero Dexeus, de Segittur, reclama acelerar la digitalización de la información y servicios en todos los destinos para “poner en valor el big data y el open data, explotando la información que aportan los 75 millones de turistas para que la industria anticipe sus respuestas a las nuevas demandas”.

“CREAREMOS UNA PLATAFORMA DE TRADUCCIÓN AUTOMÁTICA PARA EL TURISMO”

José María Lassalle, secretario de Estado para la Sociedad de la Información y la Agenda Digital

¿Cómo van las negociaciones para liberar espectro de la banda de 700 MHz para la red 5G?

El Ministerio mantiene contactos en el marco de las negociaciones para el llamado Segundo Dividendo Digital. Debemos encontrar el equilibrio: desplegarlo demasiado pronto implicaría restarle recursos a las operadoras que no van a poder explotarlo aún, pero retrasarlo implica retrasar al país.

¿Qué nivel de incorporación de las TIC tiene nuestra industria turística para la transformación digital de bienes y servicios, el diseño de nuevos productos y servicios y el desarrollo de nuevos modelos de negocio?

El Informe de competitividad turística de 2017, que elabora el Foro Económico Mundial sitúa a España en primera posición entre 136 países en la aplicación de medidas de desarrollo sostenible en el sector turístico. Sin embargo, debemos mejorar para alcanzar a otros países en el uso de las TIC en él. Estamos desarrollando, a través de Segittur, la norma de indicadores y herramientas para desplegar los Destinos Turísticos Inteligentes, iniciativa que compite en un entorno digital.

El Consejo de Ministros aprobó medidas para fomentar las tecnologías del lenguaje. ¿Qué objetivos persiguen?

Estas tecnologías tienen enormes potencialidades. Trabajamos con la Secretaría de Estado de Turismo y Segittur para poner en marcha tres proyectos de referencia: la mejora de la inteligencia turística a partir del análisis de opiniones en diferentes idiomas; una plataforma para la traducción automática específica para el entorno semántico del sector y un asistente virtual para mantener diálogos avanzados. Con ellos, España se colocará a la vanguardia en la aplicación de tecnologías en el ámbito turístico.

¿Hay fecha para el proyecto de Constitución ‘digital’?

No, pero hemos comenzado a trabajar en este aspecto, que consideramos prioritario. El pasado 30 de mayo celebramos el Conversatorio sobre los Derechos Digitales de los Ciudadanos, donde participaron expertos del más alto nivel, y cuyas reflexiones servirán para sustentar el desarrollo normativo. Abordar sin tapujos una renovación conceptual de nuestros derechos y obligaciones en la nueva era digital es imprescindible. 

Fuente: Savia

Volver al boletín

NUEVO!!!!

Volver