La cadena hotelera española Meliá defendió sus operaciones en Cuba, al lamentar el endurecimiento de las sanciones económicas de Estados Unidos contra la nación caribeña.

La empresa española aludió a la decisión del gobierno de Donald Trump de activar el Título III de la Ley Helms-Burton, a partir del próximo 2 de mayo.

Meliá Hotels International aseguró que la medida no supone ninguna alteración sustancial de su actividad en la isla.

Subrayó que opera legítimamente en Cuba y en otros 44 países, habiendo realizado una gestión impecable, profesional y responsable desde hace 30 años” en la nación antillana, un destino excepcional que -enfatizó- debe seguir abierto al turismo internacional.

La cadena ibérica agradeció“el firme apoyo y la reacción promovida por el Gobierno de España y la Comisión Europea a las empresas extranjeras afectadas por una ley que se considera extraterritorial. Una legislación que nos pondría en el objetivo por el simple hecho de ser un actor económico dedicado al turismo, enfatizó la firma.

Meliá manifestó su voluntad de seguir trabajando por el desarrollo de la industria turística más sostenible en Cuba”, concluyó el texto.

Aprobada en 1996, la normativa codifica el bloqueo económico, financiero y comercial que Washington mantiene contra La Habana desde hace casi seis décadas, cerco condenado de forma abrumadora por la comunidad internacional.

Su apartado III, suspendido hasta ahora, establece mecanismos para que los ciudadanos estadounidenses puedan demandar a empresas que supuestamente se beneficiaron de propiedades nacionalizadas tras el triunfo de la Revolución cubana en 1959.

Fuente: caribbeannewsdigital.com

NUEVO!!!!

 

Volver