Cuando es entrevistado no debe limitarse solo responder, hacer preguntas puede dejar una muy buena impresión de usted. Le explicamos cómo debe hacerlo para que las cosas resulten a su favor y consiga el empleo que tanto desea.

Los momentos antes de la entrevista de trabajo suelen ser tensionantes, los nervios siempre están presentes y la mente no deja de repasar los posibles mejores y peores escenarios. Para evitar esto la gente suele estar muy preparada, eligen sus pintas más formales desde días antes, tienen libretos ensayados, e incluso de repente se vuelven personas puntuales y muy empáticas.

Antes que nada, recuerde que una entrevista es una interacción, pues la compañía va a ver si usted es bueno para ellos, pero usted también va a ver si la compañía encaja en sus planes. Es cierto que en situaciones de desempleo y desespero no es fácil pensar de esta forma, pero ante todo usted debe entender que no es su primera entrevista, ni será la última, sea consciente de que es libre de tomar cualquier decisión.

Al hacer preguntas el candidato demuestra interés por su trabajo y la empresa, significa que se tiene conocimiento sobre el oficio, y una sincera curiosidad sobre la oferta laboral. Haciendo preguntas usted logrará llevarse una imagen más completa de la empresa, o ver el potencial que su papel puede desarrollar en ella.

Usualmente al final de una entrevista seguramente le preguntan si quiere saber algo más, este momento es la última oportunidad para dejar una buena impresión, es una manera de aumentar los chances de conseguir el trabajo, no preguntar puede indicar que usted no está muy interesado en el puesto.

Tenga en cuenta que no es necesario desgastar al entrevistador consultando muchos detalles, ya tendrá tiempo para eso en la siguiente entrevista o cuando le ofrezcan el trabajo. Tampoco es recomendable comenzar preguntando por el salario o las comisiones, esto puede hacer parecer que a usted solo le importa el dinero y no el puesto.

Seguramente no podrá indagar por todas las dudas que tenga, mucho menos si hay más entrevistados, por eso le recomendamos seleccionar las que se ajusten con sus intereses y el escenario. Lo mejor es hacer por lo menos tres preguntas, sin embargo prepare seis en caso de que las cosas sean respondidas a lo largo de la entrevista o otro candidato las haga. 

Preguntas sobre la compañía

¿Cuáles son las metas de la compañía en los próximos 5 o 10 años?

Aunque esto pueda sonar retador, pues pareciera que los papeles se invierten, así le está mostrando al entrevistador que usted es alguien que piensa en el futuro, que a usted le importa para dónde va la compañía, además se va a dar cuenta si se imagina trabajando allí por un periodo largo.

¿Cómo es el ambiente en la empresa?

Consulte si todos almuerzan al tiempo, si hay eventos regularmente, cuáles son las horas de llegada y de salida. Todo esto puede determinar la satisfacción al trabajar en ese lugar.

Preguntas sobre el puesto

¿Me puede dar un ejemplo de cómo es un día normal en el puesto que ofrecen? ¿En qué tipo de proyectos podría estar trabajando? 

Es importante que visualice cómo van a ser sus días y si esto es cómodo, es mejor que no se lleve sorpresas en un futuro, pues en muchos trabajos es difícil imaginarse las cosas que se hacen a diario.

¿Cuál es la historia detrás del puesto de trabajo?

Pregunte si el cargo ha sido creado recientemente, de no ser así, consulte qué pasó con la persona que antes lo ocupaba. Esto puede ser incómodo de preguntar, pero es importante porque si varios empleados han dejado el puesto en los últimos años, algo debe andar mal y usted debería considerarlo dos veces.

Preguntas sobre el éxito

¿Cuáles son los objetivos más importantes para este cargo en los primeros meses?

La forma en la que inicie en un nuevo empleo es crucial para determinar su futuro en la compañía. En muchos casos las metas ya están definidas, por ejemplo pueden ser “incrementar las ventas de los nuevos puntos que abrieron en otra ciudad”. Saber cuales son los objetivos inmediatos es una ventaja y le ayudará a definir si es la persona adecuada para el cargo. También conocerá si las expectativas son razonables, si son desproporcionadas para los primeros meses, esta puede ser una señal de que más situaciones infortunadas pueden venir.

Preguntas acerca del futuro

¿Hay espacio para la promoción en este puesto de trabajo?

Esta pregunta le ayuda a entender a qué puede aspirar, pues en algunas posiciones el empleado no puede escalar. Esta pregunta incluso le comunica a su interlocutor que usted tiene altas expectativas y ambiciones, por lo que va a dar lo mejor de sí para conseguirlas

¿Es posible tener un mentor en esta posición?

Para algunos es importante tener mentoría profesional, si este es su caso pregunte, puede ser otra señal de que está interesado en el crecimiento, recuerde que nadie quiere a un trabajador estático.

Preguntas sobre el proceso de selección

¿Tiene alguna pregunta en cuanto a mi perfil?

Esto no es fácil de preguntar, pero lo puede diferenciar de los otros candidatos y de paso conseguir opiniones honestas sobre lo que vieron. Si ellos le comentan algunas preocupaciones que vieron en su hoja de vida, usted puede dirigirse a ellos con confianza y aliviar esos miedos, con fortuna esto tranquilizará a el entrevistador, además podrá despejar dudas que tengan de usted.

¿Cuántos candidatos tiene el proceso?

Así tendrá una idea de cuáles son sus posibilidades y además en que instancia se encuentra el proceso de selección.

¿Cuáles son los siguientes pasos en el proceso de selección?

Esta debería ser siempre su última pregunta, aunque es para propósitos logísticos, también sirve para saber si debe prepararse para algún test.

Para escribir este artículo tomamos información disponible en Business insider, Forbes y Job Hunt 

Fuente: Finanzas Personales

Volver al boletín

WTM Latin America 2018

NUEVO!!!!

Volver