Hermosas playas, bosques, cultura originaria y fuerte arraigo musical al son de los afroecuatorianos. Tan solo algunas pinceladas de lo mejor que tiene para ofrecer esta ciudad costera ubicada al noroeste de Ecuador (Pacífico). 

No obstante, tanta belleza hasta hace poco se había visto oscurecida por las constantes noticias vinculadas al terrorismo –grupos disidentes de las FARC, por ejemplo- y violencia en una zona fronteriza entre Ecuador y Colombia. Aún permanecen en el recuerdo diversos episodios como la muerte de militares en 2018 a raíz de un explosivo, así como el secuestro y muerte de tres integrantes del equipo periodístico de El Comercio: Paúl Rivas, Javier Ortega y Efraín Segarra.

Pero también ha afectado al desarrollo local el terremoto que sacudió a Ecuador en 2016, siendo este lugar, junto a la provincia de Manabí, parte del episodio de un evento que dejó más de 600 fallecidos y miles de afectados.

Sin embargo, en base a datos recientes difundidas por la Cámara del Turismo, ente otros, la violencia parece estar siendo superada y el regreso de los turistas a la frontera norte, en especial a Esmeraldas, así lo confirma.

Los ingresos vinculados al turismo aumentaron en lo que va de 2019 un 67% si se compara con 2017 (año en que la provincia se estaba recuperando de los impactos del terremoto), recuerda un reciente informe de El Comercio.

Más seguridad en las playas

El incremento de la seguridad en “puntos neurálgicos” del balneario como las playas es uno de los factores mencionados por la Cámara Provincial de Turismo como factor de confianza para los turistas (hechos delictivos en la arena habían generado vulnerabilidad en los visitantes).

En sitios como Atacames, el trabajo conjunto entre la Policía, hoteleros y operadores turísticos ha favorecido a la disminución de robos, prosigue El Comercio.

En tanto, los esfuerzos continúan y los datos mencionados se posicionan como luz de esperanza para una zona golpeada por la violencia y el terrorismo.

es.aleteia.org

NUEVO!!!!

 

Volver