Nueva York ha optado por crear atractivos turísticos en cinco de sus distritos para diversificar la afluencia de visitantes.

Numerosos destinos turísticos de todo el mundo comienzan a regirse por estrictos criterios de sostenibilidad. Éstos son algunos casos de buenas prácticas, en cuya selección han colaborado WTTC (World Travel and Tourism Council) y el ITR (Instituto de Turismo Responsable)

Nueva York.- La ciudad superó por primera vez los 60 millones de turistas el año pasado y ha conseguido equilibrar esa afluencia poniendo en marcha una estrategia de diversificación en cinco distritos, que ha permitido mover a los visitantes de Manhattan a Queens y Brooklyn.

Amsterdam.- La capital holandesa ha creado incentivos a los hoteleros para que abran nuevos establecimientos alejados del centro, abaratando el precio del transporte urbano.

Copenhague.- Se han habilitado zonas tranquilas en áreas residenciales donde turistas y turoperadores deben limitar actividades y ruidos.

Cinque Terre, Italia.- Un sistema de tickets en sus senderos autoriza sólo a un número limitado de visitantes al día.

Machu Picchu, Perú.- El Plan de Reconceptualización 2015-2019 ampliará el área de visita a más de 100 hectáreas para controlar y dispersar los flujos de visitantes.

Eslovenia.- Ha sido galardonada por National Geographic y la feria ITB por consolidarse como uno de los destinos más sostenibles del mundo, con casi el 60% de su territorio protegido.

Isla de Juist, Alemania.- Este enclave quiere convertirse en un destino de efecto neutral para el clima hacia el año 2030. Para ello, además de ser famosa por no disponer de vehículos de motor -salvo bomberos y servicios de primeros auxilios, ya que todo el mundo se traslada a caballo-, muchos de sus restaurantes y hoteles ofrecen los jueves platos sin carne, con lo que han conseguido hacer disminuir las emisiones de CO2.

Vitoria.- El Ayuntamiento ha creado un Sistema de Indicadores Urbanos disponible para ciudadanos y visitantes en su web, donde se recogen índices del uso sostenible del suelo, la entrada de viajeros extranjeros, las visitas a museos y monumentos, superficies protegidas o suelos potencialmente contaminados, entre un gran número de indicadores.

Gijón.- Fue la segunda ciudad del mundo en conseguir el sello Biosphere, después de Barcelona, concedido por el Instituto de Turismo Responsable, vinculado a la UNESCO, que avala el trabajo realizado en materia de sostenibilidad turística en el conjunto del destino.

Lanzarote y Menorca.- Ambas islas, Reserva de la Biosfera, disponen de centros de datos que emiten informes constantes sobre la afluencia de turistas, además de disponer de varios estudios de capacidad de carga.

Fuente: Hosteltur

Volver al boletín

NUEVO!!!!

Volver