En todas sus fases, desde el diseño, la construcción y la operación, el Centro de Convenciones de Costa Rica es uno de los recintos de eventos más sostenibles de Latinoamérica. Gracias al trabajo organizado, sistemático y liderado por el área de Gestión y Apoyo del Instituto Costarricense de Turismo esta edificación recibió la certificación internacional LEED, cuyas siglas en inglés significan: Liderazgo en Energía y Diseño Ambiental. 

Este moderno inmueble, considerado como la “cara visible del turismo de reuniones y congresos” en nuestro país recibió dicha certificación en el nivel LEED Gold este mes de agosto y coincidiendo con la celebración de su primer año de operaciones de más de 200 eventos nacionales e internacionales con enfoque sostenible.

“Esta certificación es un proceso que se consolida luego de muchos años; siempre fue pensado para reflejar el eje transversal de la sostenibilidad del modelo turístico costarricense.

El inmueble se diseñó con la visión de convertirse en un ícono de la sostenibilidad en el consumo de electricidad, el aprovechamiento del agua de lluvia, las plantas de tratamiento, entre otros. La certificación LEED Gold valida que vamos por el camino correcto y contamos con un edificio amigable con el medio ambiente”, manifestó Gustavo Alvarado, director de Gestión Turística del ICT. El reconocimiento fue otorgado por el Consejo de Construcción Verde de los Estados Unidos (USGBC, por sus siglas en inglés), que utiliza el sistema LEED para certificar los principales centros de convenciones de Estados Unidos y de otros destinos en el mundo.

Entre los puntos evaluados para obtener la certificación sobresalen:

Lugar sostenible: se busca minimizar los impactos del edificio en el suelo y el agua, por lo que no se recomienda la construcción en lugares no urbanos.

Eficiencia del agua: optimización de su consumo en el interior y exterior del inmueble.

Energía y atmósfera: diseño y construcciones energéticamente eficientes, instalaciones térmicas y lumínicas eficientes, monitorización, utilización de energías renovables, entre otras.

Materiales y recursos: se motiva el uso de materiales sostenibles en su manufactura, transporte y utilización, así como la reducción de residuos y del reciclaje.

Calidad del ambiente interior: se valora la mejora de la calidad del aire interior, la utilización de luz natural, la reducción del ruido y la calidad de las vistas exteriores.

Situación y relaciones con la comunidad: se valora la implantación del edificio en lugares ya habitados, lejos de áreas sensibles medioambientalmente, cerca de infraestructuras existentes y zonas verdes. Innovación en diseño.

CCCR recibe categoría oro

Cada categoría contabiliza pre requisitos y créditos, cuya sumatoria total da como resultado 110 puntos. El nivel mínimo corresponde a 40 puntos, el siguiente nivel “plata” es de 50 puntos, luego le sigue el nivel “oro” con 60 puntos y 80 o más puntos equivalen a la categoría “platino”. El Centro de Convenciones logró alcanzar el nivel oro, que es vitalicio.

“En nuestra visión establecimos que llegaríamos a ser un referente en Latinoamérica en tres áreas específicas: Calidad en el servicio, eficiencia operativa y sostenibilidad, por lo que esta certificación Leed y sobre todo en su categoría Gold viene a reforzar que entre nosotros como Grupo Heroica y el ICT estamos enfocados y determinados a poner al CCCR en el mapa del mundo como un ejemplo a seguir en estas áreas las cuales se han convertido en un valor diferenciador para nuestros clientes. ” agregó Álvaro Rojas, Gerente General Centro de Convenciones de Costa Rica.

Algunos de los rubros que fueron tomados en cuenta para que el Centro de Convenciones de Costa Rica obtuviera la acreditación LEED Gold fueron los siguientes:

Accesibilidad al proyecto por medio de transporte alternativo.

Infraestructura para fomentar el uso de bicicleta al proyecto.

Espacios preferenciales para vehículos eficientes y de bajas emisiones en los parqueos.

Ahorro del 43% en agua con el uso de accesorios eficientes (inodoros, lavatorios, orinales).

Reducción de 50% del uso de agua potable para riego mediante la reutilización del agua de la planta de tratamiento.

Iluminación y sistemas de aire acondicionados de alta eficiencia.

Domos que aumentan la cantidad de luz natural que ingresa al proyecto.

Preferencia de uso de materiales regionales para disminuir la huella de carbono del proyecto.

Diseño de sistemas de recirculación de aire exterior, lo cual minimiza las concentraciones de CO2 para el confort y la salud de los ocupantes.

Instalación de paneles fotovoltaicos en proceso.

caribbeannewsdigital.com