Aunque es difícil recuperar todo lo invertido en los juegos, el deporte de alta competencia puede dar un gran salto con las 21 modernas sedes que heredó el país 

Los Juegos Panamericanos Lima 2019 llegaron a su fin el 11 de agosto, después de 17 días majestuosos, donde los deportistas peruanos obtuvieron, como nunca antes, 39 medallas, ubicando al Perú en el puesto 11 del evento más importante del continente. El Gobierno, en medio de una crisis social a causa del fenómeno

El Niño costero y un permanente conflicto entre Ejecutivo y Legislativo, destinó 4 mil 200 millones de soles para el desarrollo de estos juegos, a fin de ejecutar urgentes obras de infraestructura deportiva.

Turismo, el más favorecido

El empresario Carlos Neuhaus (68), presidente del Comité Organizador de los Juegos Panamericanos Lima (Copal), reveló -en diálogo con Correo- el impacto económico, social y deportivo de Lima 2019 en el país.

Neuhaus señala que, según la Cámara Nacional de Turismo del Perú (Canatur), los Panamericanos habrían generado en el turismo un ingreso por 350 millones de dólares. “El impacto ha sido por visitas de turistas extranjeros, uso de restaurantes (se sirvieron 700 mil raciones de comida), hoteles y taxis, se han hecho cuatro mil viajes”, refiere.

El único ingreso para Lima 2019 fue por la venta de entradas -inauguración, clausura y competencia- lo cual alcanzó 800 mil tickets. “Es casi dos estadios nacionales por día, con picos por competencias en Paracas, Lunahuaná, Laguna Bujama y Huacho”, añadió, tras señalar que, para los Parapanamericanos, se estima la venta de 200 mil tickets, lo que haría un total de 1 millón de entradas vendidas. El total por ingreso de taquilla superaría los 14 millones de soles. 

De acuerdo con Neuhaus, los Panamericanos generaron “medio millón de empleos directos, indirectos e inducidos”, pues se contrató a más de 3 mil empresas para que presten servicios, de las cuales 300 eran pymes.

Si bien continúan ajustando cifras, Amalia Moreno, secretaria ejecutiva de Lima 2019, señaló a un canal de televisión que “estoy segura de que no llegamos ni al 10%” de lo invertido y que la recuperación tomará al menos 10 años.

$/60 millones para mantenimiento

Con relación a las 21 obras de infraestructura deportiva, entre modernas y remodelaciones, Neuhaus sostiene que Copal se hará cargo de su mantenimiento hasta diciembre de este año y dijo que se ha informado al MEF que se necesitará alrededor de 60 millones de dólares para ejecutar esta tarea durante el 2020.

A la par, se encuentra desarrollando proyectos de autosostenimiento con el Instituto Peruano del Deporte (IPD) para cada sede.

Por ejemplo, crear fundaciones o dar en mantenimiento por impuestos. Eso sí, remarca, de ninguna manera las sedes se van a privatizar. Por su parte, Sebastián Suito, presidente del IPD, declaró que se aprovechará la moderna infraestructura para fortalecer deportes como paleta frontón, surf y gimnasia artística, disciplinas que, por primera vez, tuvieron participación en los Panamericanos.

“He escuchado decir a un visitante que Lima ahora es la capital del deporte, por lo que tenemos que aprovechar. Me pregunto, ¿por qué no podemos organizar, más adelante, los Juegos Olímpicos?”, se cuestiona.

Pistas inconclusas

Si bien en lo deportivo y económico el legado de Lima 2019 es gratificante y prometedor, no sucede lo mismo con el impacto social, ya que las obras viales, especialmente en San Juan de Miraflores (avenida Los Héroes), Villa María del Triunfo y Villa El Salvador (avenida Pachacútec), permanecen inconclusas, generando molestias a los vecinos, transportistas y comerciantes. Este asunto es responsabilidad del Ministerio de Vivienda y la Municipalidad de Lima.

diariocorreo.pe