Empieza el día de un modo espectacular con desayunos de película 

O lo amas o lo odias. El desayuno no deja indiferente a nadie. Tiene tantos fans como detractores, entendidos estos últimos como personas que, haciendo gala de poco humor al levantarse, prefieren beberse un café de puntillas y olvidar ese momento rápidamente.

Un buen desayuno suele estar ligado con el tiempo. Una mañana libre dibuja el escenario perfecto para degustar con la tranquilidad necesaria la que debería ser comida principal de la jornada. Y si estamos de viaje de placer, y en un hotel, las posibilidades de convertir el desayuno en un momento inolvidable se disparan.

La publicación Conde Nast Traveler ofrece una selección de los mejores desayunos servidos en hoteles. Para apuntar (y degustar).

Hotel Baccarat (Nueva York)

Aunque los cruasanes están a la altura del parisino más exquisito, son de obligada degustación sus famosas tortitas de queso ricotta, con los bordes rizados de mantequilla. El zumo verde de perejil y apio o el 'custard' de canela son otros de sus grandes éxitos, a disfrutar en un salón de candelabros de cristal, paredes forradas en seda y jarrones de rosas rojas.

Le Bristol (Paris)

El desayuno más glamouroso se sirve acompañado con champán y sobre porcelana pintada a mano. El prestigioso chef Eric Frechon servirá al comensal una primera comida compuesta de blinis con salmón ahumado, jamón de Parma y queso, y un huevo escalfado con caviar y una hoja de oro de 23 kilates comestible.

Aman Tokyo (Japón)

Este hotel reproduce en la bandeja del desayuno un microcosmos gastronómico de toda la cultura del país. Salmón fresco enviado cada día por el mayor mercado del país, arroz y ternera con jengibre se combinan en paralelo con vegetales y frutas como la ciruela en vinagre o las berenjenas marinadas.

Chiltern Firehouse (Londres)

Los famosos huevos Benedict británicos se sirven en este lugar de Mareylebone, el barrio más glamouroso de la 'city', con su materia prima procedente de gallinas de pura raza británica. El jamón curado en arce de uno de los charcuteros de más renombre del país, Aubrey Allen, completan el plato. El 'porridge' de vainilla es otro de sus éxitos.

Hotel d'Anglaterre (Copenhague)

Este histórico hotel con privilegiadas vistas a la plaza de Nye Konge ofrece un desayuno cien por cien danés. Salmón ahumado, arenque marinado, carnes curadas y todos los tipos de pan fresco que se puedan imaginar se despliegan sobre la mesa. Los cruasanes se preparan diariamente, y los clásicos del desayuno danés, los 'tebirkes', unas piezas de bollería cubiertos de semillas de amapola y rellenos de crema de mazapán, son de obligada degustación. 

Fuente: eleconomista.es

Volver al boletín

NUEVO!!!!

Volver