Tras el traspié que significó la pérdida de un 90% del tráfico en la última temporada, EPV comenzó una ofensiva para recuperar el trafico de estas naves. El pasado mes de febrero del año 2017 una manifestación realizada por un grupo de trabajadores transitorios del Terminal Cerros de Valparaíso provocaron la suspensión del desembarco de los pasajeros del crucero "Crystal Serenity", aquella manifestación causó pérdidas millonarias para la industria del turismo de Valparaíso sumado a una imagen país que terminó por perjudicar la recalada de cruceros. De hecho la última temporada terminó con un 90% menos de turistas en la Región de Valparaíso. 

Esta última temporada recibió a 13 embarcaciones. La baja responde a que este año muchas embarcaciones optaron por recalar en el puerto de San Antonio, debido a los problemas que se registraron en la temporada anterior con el crucero Norwegian Sun, que debió esperar por horas, y finalmente debió desembarcar a sus pasajeros en lanchas, ya que no hubo espacios disponibles, situación que se espera mejorar en un futuro cercano. Tras los consecutivos errores y traspié, la Empresa Portuaria de Valparaíso hizo un anuncio que entrega esperanzas que en el futuro esto se pueda revertir, el proyecto es ambicioso, transformar a Valparaíso en la capital de los cruceros de Sudamérica.

La Empresa Puerto Valparaíso (EPV) concretará en un plazo máximo de 4 años la construcción de un muelle exclusivo para cruceros, tras incorporar el proyecto a su plan Maestro de Desarrollo Portuario.

La iniciativa fue presentada en su oportunidad por Agunsa, propietarios del VTP, la empresa del Grupo Urenda es uno de los principales interesados en la construcción de este muelle que le daría vida a su terminal de pasajeros en la ciudad puerto. El gerente general de la empresa, Gonzalo Davagnino, detalló a Biobiochile.cl que se espera cerrar la fase de estudios a la brevedad para entrar a una etapa de ingeniería de detalle de forma que, en tres años, Valparaíso cuente con un terminal de cruceros.

Davagnino manifestó la necesidad de EPV de contar con una confirmación de parte del municipio para el uso del actual Valparaíso Terminal Portuario (VTP), al asegurar que el VTP permite no sólo ser utilizado en la temporada de cruceros -que comienza en octubre y termina en abril- sino que también ofrece un centro de eventos de cinco mil metros cuadrados para otro tipo de actividades.

El alcalde de Valparaíso, Jorge Sharp, esta de acuerdo con la decisión tomada por la empresa portuaria, con la misma que mantiene un conflicto debido a la devolución de dineros que debe hacer por el fallido permiso de construcción del Mall Barón, Sharp debe devolver alrededor de 400 millones de pesos a la misma empresa que espera ahora construir el muelle exclusivo para cruceros.

Pero Sharp pidió que lo ideal sería que el municipio tenga un rol administrativo en la nueva estructura que se espera construir y así cambiar la cara que tiene la industria de cruceros de Valparaíso.

Finalmente tanto el alcalde de Valparaíso como la Gerencia de la Empresa Portuaria de Valparaíso destacaron que este proyecto persigue un objetivo trazado entre todos los estamentos ligados a la industria del crucero, en torno a recuperar las recaladas perdidas en el último tiempo.

Fuente: Puranoticia.cl

Volver al boletín

XXVI Exposición Viajes y Turismo AVAVIT 2018

NUEVO!!!!

Volver