• El 26% de las quejas se deben a la imposibilidad de retirar el vehículo sin tarjeta de crédito
  • Los depósitos de seguridad y los precios de tasas y servicios extras son otros motivos para reclamar

HAMBURGO – SEPTIEMBRE DE 2017

Un vehículo de alquiler facilita el transporte durante las vacaciones, pero, en ocasiones, se pueden dar experiencias negativas, especialmente en verano. El comparador de ofertas de coches de alquiler, HAPPYCAR.es, ha analizado las razones que han llevado a los españoles a contactar a su servicio de atención al cliente para poner en marcha reclamaciones, tanto a empresas internacionales como locales de ‘rent a car’, entre mayo y agosto.

La primera razón que más quejas ha generado está relacionada con las modalidades de pago que admiten las empresas de alquiler. El 26% de las reclamaciones se deben a la imposibilidad de adquirir un vehículo con una tarjeta de débito o de prepago. Y es que, hay que tener en cuenta, que las firmas de ‘rent a car’ solicitan la disposición de una tarjeta de crédito expedida al nombre del conductor principal para formalizar el contrato en la oficina de recogida. Así, pueden proceder al bloqueo de un depósito, con el que se haría frente a los gastos de reparación en caso de daños o robo y que se devuelve íntegramente cuando termina el periodo de alquiler.

La cuantía del depósito y los precios de tasas de servicio

Otro de los asuntos que más preguntas genera entre los clientes españoles radica en el importe del depósito solicitado por las compañías de alquiler. Concretamente, el 16% de las reclamaciones gestionadas por HAPPYCAR en verano se debe a este asunto. La cantidad retenida varía dependiendo de la empresa de coches de alquiler, el tipo de vehículo o el país en el que tenga lugar la reserva. “Un coche es un artículo de alto valor y las empresas necesitan una garantía”, afirma la Directora de Operaciones de HAPPYCAR, Anna Lena Mibach, quien recomienda adquirir un seguro con reembolso de franquicia “con el que se devuelven los gastos de reparación”.

Las tasas de servicio copan el 11% de las quejas de los usuarios de coches de alquiler que han reclamado durante las vacaciones. Estos recargos, impuestos por las empresas proveedoras, incluyen asuntos tan diversos como las tasas de servicio en aeropuertos, la gestión de multas de tráfico recibidas durante el alquiler o la gestión de combustible. Para evitar estas últimas, desde el comparador de coches de alquiler, recomiendan escoger la política de repostaje lleno-lleno. Con la misma, el usuario recibe el vehículo con el depósito lleno y lo debe devolver con la misma cantidad de combustible.

El precio de servicios extra y los seguros suplementarios, también en cuestión

Un 6% de las reclamaciones de verano se debió al coste de los servicios adicionales, como puede ser la adquisición de navegadores GPS o asientos infantiles. En esta sección también entran los alquileres de trayecto único por los que se recoge el coche de alquiler en una ciudad y se devuelve en otra, a los que las empresas de alquiler imponen una tasa específica.

Por último, la adquisición de seguros extra en el momento de recogida centró la queja del 5% de las reclamaciones recogidas durante los pasados meses. En ocasiones, los clientes reclaman que adquirieron seguros específicos de las empresas de alquiler durante la recogida de sus vehículos y afirman que no deseaban los mismos.

Las quejas de otros europeos: estado del vehículo o servicios lanzadera entre otras

Al igual que los españoles, la imposibilidad de alquilar con tarjetas de débito y de prepago ha sido la principal razón de queja del 27% de los italianos y el 24% de los franceses. Por su parte, los alemanes y holandeses reclamaron más por la adquisición de seguros extra en las oficinas de recogida, concretamente esta cuestión acaparó un 23% y un 21% de las solicitudes de asesoramiento respectivamente.

Si nos adentramos en las quejas más profundamente, destaca que un 8% de los franceses quedó insatisfecho con el estado del vehículo facilitado. Por su parte, un 12% de los holandeses presentó reclamaciones porque la empresa de alquiler escogida no disponía de una oficina de alquiler en la terminal del aeropuerto y para trasladarse hasta ella era necesario hacer uso de un autobús lanzadera. En última instancia, el 9% de los alemanes afirmaron estar descontentos con el largo tiempo de espera al que tuvieron que hacer frente al recoger su coche de alquiler, mientras que un 7% lo estuvo por haber tenido que hacer frente a una tasa por servicio fuera de horario de oficina.

Volver al boletín

WTM Latin America 2018

NUEVO!!!!

Volver