La aerolínea All Nippon Airways (ANA) está probando con varias empresas tecnológicas un nuevo sistema para acabar con los incómodos llantos de los bebés en los aviones midiendo sus ritmos cardíacos.

La primera prueba del sistema, en el que también colaboran el grupo de telecomunicaciones NTT y el fabricante textil Toray, se llevó a cabo el pasado domingo 1 de octubre durante un vuelo doméstico de la aerolínea fletado para 34 familias.

El dispositivo, en fase de pruebas y que se instaló en el pecho de los niños de corta edad, es capaz de medir su frecuencia cardíaca y así anticiparse al arranque del llanto, unos datos que se envían directamente a los teléfonos inteligentes de sus padres.

“Dado que los bebés no pueden explicar su estado con palabras, es necesario observarlos cuidadosamente. Su ritmo cardíaco tiende a elevarse cuando lloran o están excitados y a disminuir cuando están cómodos o dormidos, por lo que nos ofrece pistas de su estado”, incluidas señales previas al llanto, explicó hoy a Efe Ryoichi Sakurai, del departamento de comunicación de NTT.

Durante la prueba, en la que sólo participaron familiares de los empleados de las compañías implicadas en el proyecto, los padres recibían los datos que les mandaba el dispositivo y así pudieron antes de que los niños comenzaran a llorar, por ejemplo dándoles de beber.

En este sentido, la aerolínea explicó en un comunicado que un acto tan sencillo como la ingestión de líquidos alivia el dolor de oídos derivado de los cambios de presión en cabina, una de las principales razones por las que los bebés lloran, especialmente en el despegue y aterrizaje.

Los integrantes del proyecto, entre los que también se incluye la compañía de productos para niños Combi, analizarán “a fondo” los resultados obtenidos para verificar la utilidad de la información recabada y mejorar sus prestaciones.

Alcanzado “un cierto nivel de calidad, consideraremos realizar pruebas en algunos vuelos programados”, dijo Sakurai, aunque destacó que “todavía no hay una fecha específica”.

“Muchos clientes que tienen hijos con 3 o menos años tienen una notable tendencia a evitar el uso de aviones”, porque no quieren hacérselo pasar mal ni molestar a otros clientes, argumentó.

Proporcionando un vuelo que permita a estas familias “usarlo con la conciencia tranquila”, las empresas niponas consideran que se podría fomentar todavía más el uso de este medio de transporte. EFE

Fuente: Aviación al Día

Volver al boletín

NUEVO!!!!

Volver