Panamá implementa programa integral para manejo de basura marina

El Estado panameño invierte 100 mil dólares anuales en el programa integral para el manejo y extracción de la basura marina en zonas costeras, comunidades pesqueras y áreas protegidas del país.

Según la administradora de la Autoridad de los Recursos Acuáticos de Panamá, Zuleika Pinzón, el retiro de unas siete toneladas de redes de pesca de los mares en los últimos ochos años, sobresale entre las estrategias gubernamentales contempladas en este plan.

Precisó que la meta país también contempla el desarrollo de un programa estratégico conjunto con la participación de los pescadores artesanales, el sector privado y otros actores claves en la extracción y recolección de basura marina, específicamente de las redes fantasmas.

Este sistema, apuntó, permitirá apoyar la recuperación de áreas de interés pesquero en varias comunidades costeras, a través de un proceso participativo e incluyente.

Al respecto, dijo que actualmente, con el apoyo de las comunidades, trabajan en la identificación de los sitios donde se ubican las redes fantasmas para monitorear los impactos sobre los ecosistemas.

Dicha estrategia permitirá, además, la elaboración del Plan Nacional de Acción para minimizar el problema de los equipos fantasmas y contar así, por primera vez, con una ruta definida para atacar este problema, acotó la funcionaria.

'Aun cuando este programa está siendo un éxito y ha llamado a la conciencia a nivel nacional, el acceso a más recursos sigue siendo una necesidad, ya que remover los equipos de pesca fantasma no es una tarea fácil', puntualizó recientemente Pinzón durante su presentación en la Conferencia sobre los Océanos, organizada por la ONU.

Según cifras de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, este material de pesca constituye alrededor de un 10 por ciento de los residuos marinos (640 mil toneladas) que impactan en la salud de los océanos, sus ecosistemas y biodiversidad, pero también en la economía.

Especialistas refieren que las pérdidas rondan los 250 mil millones de dólares al año, en tanto 'las redes fantasmas limitan los bancos de peces y coartan una de las principales fuentes de ingresos y de alimento: la pesca', además de restringir las actividades turísticas.

Fuente: PanamáÓn

Volver al boletín

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *