Sigue estos consejos y viaja de una manera saludable

Tu estilo de vida saludable y tus vacaciones pueden ir de la mano. Es solo cuestión de no excederse mientras se disfruta. 

Con la emoción del viaje y las ganas de hacer muchas cosas, puedes dejar de lado los hábitos saludables que tienes en casa, como el ejercicio y la buena comida.

Estar de vacaciones no es excusa para olvidarnos del estilo de vida saludable que llevamos. Está bien darse un gusto de vez en cuando, pero si lo haces todos los días verás los efectos: podrías sentirte mal durante el viaje o volver a casa con unos kilos de más.

Viajar de manera saludable no es complicado. Por eso te damos siete consejos para que tus próximas vacaciones las disfrutes mucho más haciéndole bien a tu cuerpo. Planea actividades donde la actividad física sea parte de ellas como caminatas. Es una manera de darle un giro saludable a tu viaje.

Empaca siempre ropa deportiva. No dejes de lado tu rutina de ejercicios aunque estés de vacaciones. Ya sea que te guste correr, montar bicicleta o ir al gimnasio, necesitarás ropa cómoda y adecuada para realizar estas actividades.

Busca lo saludable. Es fácil caer en la tentación de comer mal durante un viaje, pero solo hace falta un poco de fuerza de voluntad para lograrlo. Elige una botella de agua en vez de una gaseosa, compra una fruta en lugar de un chocolate o un snack como maní o almendras en lugar de papas envasadas.

Prepara tus comidas.Si tienes la oportunidad de hacerlo, tómate el tiempo para cocinar la cena en tu habitación o preparar un almuerzo fácil de transportar. Si no, busca restaurantes que ofrezcan comida casera o elige la opción saludable del menú.

Nunca olvides la higiene.Ten siempre a la mano un poco de alcohol en gel. Así, cuando estés por la calle o uses un baño público, tendrás una manera de lavarte las manos en caso no encuentres agua y jabón o antes de comer. 

Empaca siempre un botiquín. Ni la persona más saludable está libre de alguna enfermedad. Si sales de viaje, lleva siempre contigo pastillas para el dolor de cabeza, la fiebre, el malestar estomacal o las náuseas. También curitas y algodón por si tienes una emergencia.

No olvides las vacunas.Si viajas a algún destino donde corres peligro de contraer alguna enfermedad como la fiebre amarilla, es mejor que te vacunes previamente. A veces no es obligatorio hacerlo, pero es mejor prevenir que lamentar.

Pide ayuda del hotel. Si sabes que tienes alguna alergia o problema de salud, no dudes en comentarlo a la hora de registrarte en el hotel. Así te podrán dar una habitación alejada de la zona de fumadores o con una ropa de cama hipoalergénica.

Fuente: elcomercio.pe

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *